Sexo,género,orientación sexual,identidad sexual;aclaremos conceptos

2018-05-25

En la sociedad actual se está avanzado de manera importante en todo los referente a la diversidad sexual, poco a poco se va aceptando que hay mucho más que "hombre" y "mujer", a la hora de diferenciar a las personas cada vez se toma más en cuenta las características individuales y no tanto su sexo.

Aclarar ciertos conceptos resulta de gran utilidad a la hora de entender la diversidad sexual en su conjunto, ya que hay mucha confusión al respecto.

En el ámbito sexual podemos distinguir entre lo que se ES, lo que SE HACE y lo que SE SIENTE.

Sexo biológico: Hace referencia a los componentes biológicos( cromosomas X e Y, órganos sexuales, hormonas...) que hace que una persona se desarrolle físicamente como hombre o mujer.

Sexo social: Determina como nos mostramos en nuestra vida diaria al resto de la sociedad.

Sexo psicológico: Se refiere a cómo nos identificamos nosotros mismos, si como hombre o como mujer.

Género: Son los componentes culturales asignados al hecho de ser hombre o mujer; como puede ser los roles, responsabilidades, prácticas. En este caso hay dos géneros; el masculino y el femenino. El género es un constructo social que varia según culturas y épocas.

Orientación sexual: Hace referencia a la orientación de nuestros gustos afectivos-sexuales. Pueden ser heterosexual, si van encaminados a las personas de distinto sexo que el propio, homosexual, la orientación del deseo se dirige hacia personas del mismo sexo o bisexual cuando la orientación es hacia ambos sexos.

Identidad sexual: Hace referencia a la toma de conciencia del individuo con respecto al sexo al cual pertenece. La persona ha nacido hombre o mujer, se considera como tal y lo acepta. Cuando esto no ocurre, puede iniciarse un proceso de cambio para asemejarse al sexo deseado, a eso se le denomina transexualidad.

Hay personas que se disfrazan del sexo contrario muchas veces por motivos artísticos o profesionales, estas personas no tiene porque desear pertenecer al sexo que representan, se les llama transformistas.

Y por último, aquellas personas que disfrazándose de personas del sexo contrario sienten excitación sexual representando un rol, estas personas son los travestis.

Nuestra sociedad marca a las personas como hombres o mujeres desde el nacimiento del individuo a partir de sus genitales visibles. La mayor parte de la gente se suele sentir cómodo dentro del papel sexual asignado, pero no es así para todo el mundo. Dentro de estas personas, encontramos el universo del travestismo. 

La femofilia

Muchos al pensar en travestis, lo relacionan a un hombre vestido de mujer con tetas y ropa vulgar y dedicándose a la prostitución. La realidad es que los travestis pueden ser tanto hombres como mujeres, son personas a los que les gusta disfrazarse del otro sexo. Un travesti no ha de ser necesariamente un transexual ni homosexual, de hecho, la gran mayoría son heterosexuales. El travestismo suele implicar un deseo del individuo de expresar una discordia existente entre el sexo de cada persona y los roles asignados mientras que en la transexualidad existe una discordancia real interna entre la identidad de género propia y el sexo biológico.

El travestismo se convierte es una especie de juego, puede ser un antídoto contra la ansiedad o la depresión y ayuda a la persona a tener una sensación de paz y tranquilidad. Llevar prendas femeninas para obtener satisfacción erótica no tiene relación con tener dudas sobre su identidad sexual.

Las investigaciones al respecto concuerdan en que el travestismo en una parafilia que se da sobretodo en sujetos heterosexuales. Muchos son varones, casados y con hijos que mantienen su condición en secreto, a veces incluso se lo ocultan a sus parejas. Hay homosexuales artistas que se disfrazan para actuar ante el público, o por puro placer estético, pero no guarda relación con la excitación sexual.

Como conclusión, aunque parezca imposible para la mentalidad de muchas personas que un hombre o mujer pueda considerarse heterosexual y le guste disfrazarse de su sexo contrario es algo que pasa con más frecuencia de lo que muchos creen. Alrededor del 17 por ciento de los hombres casados son hemofílicos.

Así que es una realidad que hay que respetar. Porque diversidad sexual hay tantas como personas

Espero que estos términos, a veces confusos, hayan quedado más claros.