Los cambios de la sexualidad en la menopausia

2019-04-27


La vida pasa muchas veces casi sin darnos cuenta. De repente, nuestro cuerpo no es tan joven y debemos asumir este cambio. Bienvenidas a la era de la menopausia.

¿Qué es la menopausia?

Esta se define como el cese de la menstruación, también se le puede nombrar como climaterio.

La edad normal del comienzo de la menopausia oscila entre los 45 y los 55 años, ocurriendo la última menstruación entre los 48 y los 55 años.​ Este proceso se inicia varios años antes del último período, cuando el ciclo menstrual empieza a ser menos regular. La disminución en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona causa cambios en la menstruación. Estas hormonas son importantes para mantener en buen estado de salud de la vagina y el útero, lo mismo que para los ciclos menstruales normales y para lograr un embarazo. El estrógeno también ayuda a la buena salud de los huesos y a que las mujeres mantengan un buen nivel de colesterol en la sangre.

¿Cómo disfrutar de nuestra vida sexual en la menopausia?

La menopausia es una etapa en las que se producen una seria de cambio muy importantes a nivel físico, psicológico y hormonal en las mujeres. Esto afecta a la sexualidad femenina. Puede ser una buena etapa para descubrir nuevas formas de vivir la sexualidad. Es muy importante la exploración y el disfrute de  otras dimensiones de la sexualidad ya que es clave para  el mantenimiento de una actividad sexual satisfactoria.

La sexualidad es algo que se debe de disfrutar en todas las etapas vitales, solo debemos de adaptarnos a los cambios que se producen en el cuerpo. Es posible que cueste más tener una buena lubricación, quizás es el momento de olvidarnos del coito y jugar más con las caricias, conocer nuevas zonas erógenas, dedicar más tiempo a los juegos sexuales. Además, la imposibilidad de quedar quedarse embarazada hace que la mujer se pueda relajar más y ya no se deba de preocupar por lo métodos anticonceptivos.

Los cambios en la respuesta sexual.

Los cambios hormonales provocarán alteraciones en la respuesta como por ejemplo:

  • Falta de deseo, esta puede ser superada añadiendo novedades en nuestras rutinas sexuales, como nuevos juegos, leyendo novelas eróticas, con complementos, lencería atrevida y favorecedora. En esta etapa la mujer suele tener menos libido que el hombre, esto hay que hablarlo, es esta etapa la comunicación en la pareja se vuelve fundamental.
  • La excitación es menos intensa, por lo que se tarda más en lubricar para practicar el coito. Es fundamental que se incrementen los juegos si se desea practicar la penetración, más caricias y más besos. Un buen lubricante también puede ayudar mucho.
  • Contracciones orgásmicas más débiles. El cuidado del suelo pélvico es fundamental ya que en estas edades se suele perder con lo que se produce problemas como las pérdidas de orina. Además, con un buen tono pélvico se mejora mucho la calidad de las relaciones sexuales.

Son en su mayoría cambios graduales que conociéndolos se pueden paliar para que la vida sexual de la mujer no se resienta.