¿Es importante la educación sexual?

2017-11-21


El sexo es algo que está en nuestra sociedad, forma parte de ella. Es por eso que debemos de apostar por una educación afectiva y sexual, basada en la diversidad y en el conocimiento de uno/a mismo/a. Mucha gente todavía piensa que educar en sexualidad en incitar al sexo y a la promiscuidad. Es una falsa creencia, cuanta mayor sea la información recibida, mejores serán las decisiones tomadas. 

Es muy importante que las personas aprendamos sobre esta forma de comunicación desde la infancia y como esta puede afectar otros aspectos de la vida. Es básico para ser capaz de tomar nuestras propias decisiones, lo cual es importante porque con una adecuada educación sexual se podrían prevenir los abusos tanto en el caso de los hombres como en las mujeres.

Es una lástima que en la actualidad el sexo aún constituya un tema tabú, algo de lo que no se puede hablar libremente y sin prejuicios. Esto repercute seriamente en la edad adulta ya que nos impide disfrutar sin complejos de algo que forma parte de la naturaleza humana.

Debemos de cambiar la visión de la sexualidad. En España, hasta ahora, la educación en temas de sexualidad se reducían a una formación sobre reproducción y enfermedades de transmisión sexual. La parejas eran heterosexuales y el matrimonio era el estado normal de una pareja.

Respecto a las prácticas, el coito era la práctica normal y la sexualidad femenina estaba relegada a un segundo plano. Las relaciones homosexuales, la sexualidad en la infancia , en la vejez, o la de las personas con discapacidad estaban completamente invisibilizadas

En cambio la educación sexual ha de ser:

  • Positiva, fomentando el respeto a la diversidad
  • Crítica, que invite a reflexionar, que promuevan la construcción de valores

  • Teniendo en cuenta la perspectiva de género, la interculturalidad y la diversidad

Hay tantas sexualidades como personas, y una sexualidad sana debe de ser una fuente de felicidad.

A partir de los dicho, si queremos educar en sexualidad, nos debemos plantear ciertas preguntas:¿Que temas tratar?¿Cómo hablamos de dichos temas?¿Quien se tiene que hacer responsable de dicha educación?

A partir de estas reflexiones, se abren algunos interrogantes: ¿Qué temas tratar? ¿Cómo? ¿Quién? ¿Dónde? ¿Cuándo?:

  1. Temas a tratar; desde el inicio de la infancia pueden tratarse temas como las diferencias fisiológicas entre sexo, el embarazo, el nacimiento. Es interesante tratar estos temas desde una perspectiva transversal e integrada en otros temas relacionados con las vivencias de los niños y no como un conocimiento "a parte". A partir de la pubertad, a parte de trabajar los cambios físicos, la menstruación, embarazo, eyaculación, es muy importante trabajar el autoconcepto, la expresión de las emociones, la orientación sexual, la responsabilidad y la toma de decisiones.
  2. Cómo hacerlo; a partir de los dos años los niños ya perciben las diferencias entre los dos sexos Desde la primera infancia es importante que los padres estén receptivos en estos temas y  que se traten en el entorno familiar con total normalidad.
  3. Quien se debe hacer cargo de esta educación; a medida que nos acerquemos a la pubertad, es muy importante que se apoye a la labor de los padres desde el entorno escolar. Muchos adolescentes se muestran reticentes a hablar con sus padres de determinados temas y un apoyo desde el entorno escolar, así como una colaboración desde los centros de atención primaria es una ayuda fundamental para las familias que viven este proceso.

Tenemos mucho trabajo por delante para normalizar la educación sexual y que forme parte de nuestras vidas y la de nuestros hijos. 

Y esta es la finalidad de este proyecto, conseguir que aprender sobre el sexo sea algo divertido, motivante y sin tabúes.

SI HAS LEIDO ESTE ARTICULO ES PORQUE TE IMPORTA LA EDUCACIÓN SEXUAL.

Puedes añadir un comentario aquí abajo o participar en el foro de la Web.