El poliamor, qué es y cómo se practica

2018-06-22


Poliamor procede del griego polis, que significa muchos y del latín amor. Se trata de un neologismo que hace referencia a una manera distinta de ver las relaciones afectivas.

Poliamor es un término que significa tener más de una relación amorosa y/o sexual al mismo tiempo con más de una persona.

En el poliamor hay un acuerdo entre las partes para practicar este tipo de relaciones. También se describe cómo no-monogamia consensual, ética y responsable, o sea, las relaciones sexuales o románticas que no son exclusivas.

¿Por qué surge?

La monogamia es un constructo social. Desde el punto de vista biológico, hay abundantes estudios que demuestran que es difícil encontrar especies en el mundo animal que sean monógamas. Incluso, aunque tengan una pareja de por vida, la monogamia sexual es algo insólito en la naturaleza.

Dentro de los humanos, la pareja, como célula social origen de la familia, no es el único modelo posible. La poligamia de los países árabes o la poliandria del Tibet o de los inuits, es un ejemplo de relaciones donde se implica a más de una persona. Aunque debemos de diferenciar poligamia de poliamor, ya que la primera es un concepto con base religiosa o cultural y el segundo surge como un acuerdo.

Cada vez hay más gente que buscan alternativas a la pareja tradicional ya que el modelo de pareja monógama para muchos es una fuente de conflicto e insatisfacción.

Tipos de poliamor

No existe un tipo único de poliamor, podemos distinguir varias formas del mismo;

Poliamor jerárquico: Hay una relación primaria y dentro de esta relación cada uno puede tener otras secundarias siempre que la pareja dé el visto bueno. Es el poliamor más practicado en el mundo

Polifidelidad: Es el poliamor no jerárquico, se desarrolla en un grupo de personas en donde todas tienen la misma jerarquía. Los contactos sexuales están restringidos a las personas del grupo

Anarquía relacional: Es la definición más fiel de poliamor. La practican personas que no tiene ninguna de las restricciones anteriores. No huyen del compromiso y respetan la individualidad de cada persona.