Cómo te pueden ayudar el yoga y la meditación a tener una vida sexual más satisfactoria

2018-04-13


Desde la cosmovisión de occidente, todo lo que viene de otras culturas nos parece todavía a muchos algo poco más que exótico. Sorprende lo ninguneada que tiene la medicina occidental a algunas prácticas antiquísimas a las que simplemente considera pseudocientíficas e incluso esotéricas porque no se rigen por los parámetros del método científico.

Esto no significa que nos tengamos que dejar convencer por el primer charlatán que nos encontremos, alrededor de las terapias alternativas hay mucha estafa pero posiblemente también una cierta verdad que se nos escapa a los que nos hemos educado bajo la influencia de la cultura occidental. Desde mi opinión, intento tener la mente abierta a cosas no demostradas científicamente y más si provienen de culturas milenarias. La ciencia también se equivoca y se corrige a medida que se descubren nuevos hallazgos.

Mente y cuerpo están íntimamente ligados y esto lo confirman la medicina y la psicología occidental.

Lori Brotto lleva años investigando los efectos de la meditación en la sexualidad femenina. Esta psicóloga tiene una línea de investigación al respecto y su conclusión principal es que tanto "la meditación como otras prácticas de origen oriental pueden mejorar ciertos casos de disfunción sexual femenina y ser incorporados como parte de la terapia" Según Brotto, nos falta conocimiento y aceptación de nuestro cuerpo y de sus sensaciones.

La meditación consiste en concentrar toda la atención en un punto, podemos escoger un objeto, imagen o parte del cuerpo, y dejar que los pensamientos fluyan y se pierdan. La relajación que se obtiene de esta práctica es, sin duda, un gran facilitador para conseguir una experiencia sexual más placentera.

Con respecto al yoga, al parecer las evidencias son todavía más sólidas, parece que cualquier ejercicio físico puede ayudar a tener una mejor condición física y sexual, pero el yoga, al trabajar mente y cuerpo, contribuye a potenciar todavía más el efecto.

Así que no dejemos de lado este tipo de prácticas, no cuesta nada abrirnos de mente y probar. Seguro que nos ayudan a tener una vida más plena y si, además, mejora nuestra vida sexual, mucho mejor.

¿Qué pensáis sobre la práctica del yoga y la meditación?